domingo, 16 de mayo de 2010

Casorio pos Bicentenario

¡Se casa el Fermín!
Hace tiempo no lo veo.
Me llegó la invitación por “feibu”
con la lista de regalos.

Antes quise acicalarme,
me fui a comprar un perfume.
¡Lo llevo le digo a la empleada!
Tiene un gaucho en la tapa
¡Lo olí con la mirada!

Fui a la casa de regalos,
elegí, de la lista, una lámpara…
…me mostraron un plasma.
¡Es un TV lámpara, micro ondas, celular,
radio, cámara de fotos y “notbuk” todo junto!
¡Es el último grito! -Me dice el vendedor-
¡Lo compro! ¡Lo compro! Me convenció.

¡Llegó el gran día! ¡El Fermín se casa!
No conozco a la novia,
ni una foto me mandó.
Me arreglo, me preparo
¡La ceremonia es en una estancia!
Me pongo el perfume de gaucho
¡Es floral y huele a rosas!
Pero en la tapa dice “for men”
y con eso solo me alcanza.

Llego a la estancia, al casorio
Llego tarde y está lleno.
Me ubico por atrás,
apenas veo a los novios,
al Fermín lo veo más.
El juez civil los bendice
en el nombre de la paz, la libertad y el amor
¡Que emoción! ¡se casó mi amigo!

Me acerco como puedo a saludar a los novios.
Ahí está el Fermín,
más joven que antes,
con la cara de Tony Tonn,
el famoso del momento.

¡La novia! ¡La novia!
Hermosa y admirable
¡qué ejemplar de hembra!
La cola paradita, las piernas duras,
en línea perfecta, los ojos grandes,
los pelos oscuros brillosos,
ella es muy blanca.
Me saluda, muy simpática,
le doy un beso en la frente.

El Fermín me dice confiado:
- Te la presto amigo mío -
- ¡Andá a cabalgar un rato! -
- La montura está en el establo -

Mauricio Shara

Fuente: www.mielylangostas.blogspot.com

0 comentarios:

  © Blogger template 'External' by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP