jueves, 27 de mayo de 2010

Obispos argentinos piden calidad institucional y erradicar la pobreza


Buenos Aires, 27 May. 10 (AICA) .- El 25 de mayo, en el marco de los festejos del Bicentenario, los obisos del país presidieron en sus catedrales el tedeum de acción de gracias a la Patria. En sus homilías coincidieron en reclamar un mejor clima social y espiritual, y pidieron, como una necesidad urgente, asumir el desafío de erradicar la pobreza. También demandaron a las autoridades trabajar por el bien común y procurar el desarrollo integral de los argentinos, y llamaron a resaltar las raíces cristianas de la patria.

A continuación publicamos las diferentes homilías realizadas por los obispos:

Monseñor Juan Rubén Martínez (Posadas):
“Necesitamos por un lado de la riqueza, la diversidad y diferencia de pensamiento que siempre enriquece a una sociedad, pero también necesitamos de la capacidad de diálogo y de entender que en algunos temas ‘todos’, todos, con magnanimidad y espíritu ciudadano debemos comprometernos a consensuar políticas de estado constituidas sobre el bien común, que sirvan para el presente y sean sostenidas en el futuro por los unos y los otros. Y pedimos a Dios especialmente por todos aquellos que padecen distintos tipos de exclusión. Pedimos que replique en nuestro corazón el mandato del Señor: ‘Que amemos a Dios sobre todas las cosas y al prójimo como a nosotros mismos’. Por todos los prójimos, pero especialmente por los más pobres y excluidos. Son ellos nuestros hermanos y queremos tenerlos presente en nuestro corazón. No tiene mucho sentido cuantificar la pobreza, si hay más o menos pobres, sabemos que los hay. Lo importante es que todos, sobre todo la dirigencia social y no solo los políticos, tengamos presente a los pobres en sus diversas manifestaciones y busquemos siempre incluirlos en toda proyección. Incluir a los niños desnutridos será la mejor ofrenda que podamos hacer en este bicentenario de 2010 al 2016. El buscar que sobre todo nuestros jóvenes tengan una salida laboral ayudará a erradicar la violencia y el nihilismo juvenil. La educación para todos será la gran ofrenda del bicentenario para que los excluidos, estén incluidos en la esperanza”.
Texto completo de la homilía

Monseñor Eduardo Eliseo Martín (Villa de la Concepción del Río Cuarto):
"Nos dirigimos a Dios para suplicarle por el futuro de nuestra Patria, y lo hacemos con esperanza rogándole por la unidad de la familia, fundada sobre el matrimonio, unión estable entre el hombre y la mujer; y por respeto sagrado a la vida humana, desde la concepción hasta la muerte natural. Te rogamos también Padre de los cielos, por tu Hijo Jesucristo que con su sangre derramada en la cruz nos reconcilió contigo que sepamos avanzar en la reconciliación entre los diversos sectores y aprender a dialogar en el respeto y consideración mutuos. Que podamos asumir cada día más nuestra responsabilidad en la construcción de la sociedad siendo ciudadanos responsables. Necesitamos fortalecer y mejorar el sistema político y la calidad de nuestra democracia, las instituciones republicanas, el Estado y las organizaciones de la sociedad. Te rogamos que desde la base nazca cada día una creatividad social vigorosa y lúcida: de obras educativas, sociales, políticas, culturales, económicas de pequeños y medianos emprendedores, de artesanos, de oficios varios que hoy tanto escasean, y que las mismas sean apoyadas desde el Estado, en consonancia con el principio de subsidiaridad y nunca sustituidas o absorbidas por él mismo”.
Texto completo de la homilía

Monseñor Ariel Torrado Mosconi, obispo auxiliar de Santiago del Estero:
“Ciertamente se hace indispensable mejorar la calidad de nuestra democracia. No solo ejerciendo el derecho a elegir a los gobernantes sino movilizándose contra la corrupción, no con escarches, marchas y piquetes, sino con toda la fuerza de la ley y a través de la responsabilidad de nuestro voto. Hoy la nación requiere que se vayan todos los que favorecen la corrupción y permanezcan sólo los hombres y mujeres dignos de conducir el destino de nuestra nación. Otra emergencia nacional es seguir empeñándose en derrotar la indigencia y poner todos los medios, para que recreando una cultura del trabajo, se pueda superar la pobreza. En este sentido, hemos de esforzarnos como sociedad, para que la educación, como modo de posibilitar un futuro mejor, y la salud pública estén al alcance de todos, y especialmente de los más pobres. Que sigamos avanzando para superar los problemas de tierra y agua que afecta especialmente a los más carenciados, cuidando nuestro bosque y toda nuestra patria, en su ecosistema, para que sea el hogar común de todo el pueblo argentino y podamos legarlo a las próximas generaciones”.

0 comentarios:

  © Blogger template 'External' by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP