martes, 15 de junio de 2010

Fundación de Buenos Aires

Juan de Garay funda la ciudad de Buenos Aires el 11 de junio de 1580, donde se distribuyen las tierras como parte de pago a los expedicionarios, enviados por la Corona Española.


Una de las medidas que toma de inmediato es la de repartir tierras entre los expedicionarios que lo acompañaban. Este procedimiento era conocido como el de las mercedes reales y, era esta la forma con que los Reyes de España recompensaban a las personas que habían prestado algún servicio a la corona. Estas tierras las más extensas y alejadas se llamaban “Estancias”. Al principio los límites entre una y otra eran simplemente los ríos y arroyos, donde a veces se marcaron zanjas divisorias. Durante el virreinato comienzan a crecer estas estancias en “tierra adentro”, o sea, en lugares mas apartados y hasta poco antes en poder de los indios, que fueron los habitantes primeros del lugar.

Las nuevas estancias ocuparon los mejores terrenos, altos, y con declive para que el agua de lluvia no se estancara. Los dueños no las dirigían personalmente sino que delegaban su mando en mayordomos y capataces. En ellas vivían en pobres ranchos, los esclavos y los gauchos que trabajaban como peones. El aumento de estancias trajo otras costumbres, el gaucho comenzó a abandonar la vida nómade y a conchabarse para trabajar. El era quién mejor sabía realizar las tareas que la estancia necesitaba: formar rodeo, marcar hacienda. Sin embargo, en cuanto reunía dinero para sus vicios, yerba y tabaco, volvía a la vida “libre”. Ya en las primeras décadas del siglo XIX, las estancias mejoraron sus instalaciones y aumentaron su personal dedicándose a la exportación del cuero y explotación de la carne vacuna. Se inicia también el cultivo de los campos y la mejora de las razas por cruza con animales importados. El gaucho debe entonces, adaptarse a la situación, cuidando la hacienda mansa de las estancias.

Un nuevo aporte que nos toca de cerca en cuanto a tierras que conforman nuestro distrito. Luego de realizados los repartos expuestos anteriormente, hacia Octubre de 1.580, se comienza a mirar hacia tierras que están más retiradas del núcleo urbano, recién fundado. Este tema nos interesa en forma especial ya que se trataba de una basta porción de territorio que constituía la campaña bonaerense. En ellas estaban incluidas las tierras que hoy forman el Partido de Malvinas Argentinas. Era un espacio limitado por el río Paraná y el Río de la Plata en el mismo había presencia de indígenas sobre todo Guaraníes y Querandíes ubicados tierra adentro. Es importante la existencia de ganado vacuno y equino de carácter cimarrón. Estos animales vagaban libremente y en torno a ellos comenzaron a organizarse las actividades de la campaña.

La campaña se divide en parcelas llamadas “suertes de estancias”, se siguen repartiendo tierras en los costados del Rio Matanza, Luján, Paraná de las Palmas y el Río de las Conchas Hoy llamado Reconquista. Los límites entre las suertes de estancias eran marcados con poca precisión, quedando expuestos a pleitos y litigios. El reparto inicial de estas suertes de estancias fue en el año 1.580, siendo el primer paso al poblamiento de la campaña bonaerense realizado en forma lenta. La actividad principal era llamada vaquerías, consistiendo en matar al ganado cimarrón siendo lo principal la extracción del cuero; actividad prohibida por el Cabildo de Buenos Aires en 1.701.

Un elemento importante de la época es la noción de Pago por ser una unidad territorial de la campaña bonaerense. Luego aparece la formación de poblados, ubicados a la vera del camino donde había postas y a partir de muchas de ellas de formaron pueblos. En el año 1.855 se eleva un petitorio al gobierno provincial pidiendo autorización para juntar el ganado disperso y así utilizar las tierras para los cultivos. Así aparecieron estancias que marcarían el estilo de la zona sirviendo de paradores a los troperos, peones y transportistas de ganados, gente que era bien recibida en la zona. Su llegada era alegre y era una fiesta donde se bailaba, cantaba y se exaltaban las tradiciones folclóricas argentinas.

Graciela Alicia García

0 comentarios:

  © Blogger template 'External' by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP